Como hoy es 14 de noviembre Día Mundial de la Diabetes voy a dejaros un post con toda la información que debéis saber sobre esta enfermedad, y cómo sobrellevarla de la forma más sana y saludable. Así cómo prevenirla

En 1995 había en el mundo 135 millones de personas con diabetes tipo 2. Se calcula que esta cifra se duplicará en un futuro, al igual que la obesidad la diabetes está aumentando considerablemente.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza correctamente la insulina producida. La insulina es una hormona hipoglucemiante por lo que si no funciona correctamente puede aumentar la glucosa, lo cual puede desencadenar graves daños en el organismo.

La diabetes es una enfermedad compleja que tradicionalmente se ha clasificado en :

Al hablar de diabetes se debe definir el concepto de síndrome metabólico, puesto que está formado por un conjunto de anormalidades metabólicas que aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2.

El síndrome metabólico es un desorden de muchos factores que agrupa a una serie de alteraciones metabólicas y funcionales relacionadas entre sí: obesidad de distribución central, resistencia a la insulina, hiperglucemia, dislipemia aterogénica, con aumento de triglicéridos y reducción de colesterol-HDL e hipertensión arterial. Este conjunto de alteraciones metabólicas aumenta el riesgo de desarrollar y morir por enfermedad cardiovascular.

El perfil del paciente con esta enfermedad es el de una persona de aproximadamente 68 años, con alrededor de 8 años de evolución desde el diagnóstico (DM2), obeso (IMC entorno a 30kg/m2) y con un promedio de hemoglobina glucosilada aceptable (HbA1c de 7,1%).

Algunos estudios han documentado que factores dietéticos como la ingesta alta de ácidos grasos saturados o trans, colesterol e hidratos de carbono simples, aumentan el riesgo de desarrollar síndrome metabólico. Por contra, una ingesta alta en fibra, magnesio, antioxidantes, componentes fenólicos, ácidos grasos omega-3 y ácidos grasos monoinsaturados se ha asociado a una disminución de la diabetes y síndrome metabólico.

En la composición de la dieta mediterránea tradicional abundan los hidratos de carbono complejos y fibra soluble, que retrasan la absorción de la glucosa, esto acompañado con un nivel moderado de actividad física puede contribuir a controlar el peso corporal y reducir la diabetes tipo 2. Estudios recientes demuestran que, independientemente de los cambios de peso, el riesgo de esta enfermedad se asocia a la composición de la dieta, a una ingestión reducida de fibras, y a baja ingesta de verduras respecto a grasas de origen animal.

Por ello una dieta rica en fibras y en carbohidratos de índice glucémico bajo, con una elevada ingesta de grasas vegetales en relación a las animales, podría contribuir a reducir el riesgo de diabetes.

Otros estudios han mostrado como una elevada adhesión a un patrón de dieta mediterránea puede tener efectos positivos en la prevención de la diabetes mellitus tipo 2, es decir dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva y frutos secos.

Según la American Diabetes Association la dieta idónea para la prevención y tratamiento de la diabetes es del tipo mediterráneo puesto que debe contener un 60-70% de la energía repartida entre carbohidratos y ácidos grasos monoinsaturados, tales como el aceite de oliva.

Esta enfermedad es grave por las complicaciones que origina, va progresando lentamente en el organismo, por este motivo se detecta tarde, por lo general después de los 50 años. La diabetes es el resultado de un trastorno en el metabolismo de los azúcares y se define por una glucemia en ayunas superior a 1,26 mg/dl.

Las mayores complicaciones de la diabetes derivan de la glicosilación de la hemoglobina en los hematíes. El exceso de glucosa hace que se fije en los eritrocitos, a este proceso se le llama glicosilación.

Los eritrocitos se vuelven menos flexibles y esto hace que aparezcan alteraciones en la microcirculación capilar, especialmente en la retina, riñones y las extremidades. También se puede glucosilar la insulina, que se vuelve inactiva.

SUPLEMENTOS ALIMENTARIOS

Estos CONSEJOS te ayudarán a llevar una vida más saludable:

Primero debes controlar tu peso y equilibrar la glucemia lo mejor que se pueda utilizando como recursos la actividad física y la alimentación.

Los diabéticos deben dividir sus comidas para “suavizar” su nivel de glucosa en sangre en la medida posible.

Para lograr la absorción lenta de los azúcares debes:

Para conseguir tomar más fibra y aumentar el consumo de vitaminas y minerales, basta con  comer hortalizas cocinadas y/o crudas en las dos comidas principales, así como fruta por lo menos una vez al día, preferentemente antes de las comidas.

Todos los días debes tomar dos comidas proteicas:

¡Y practica algún deporte a diario, 30 minutos al día es mejor que dos horas el domingo! Basta con andar durante 30 minutos a un ritmo continuo (vamos sin pasear).

Por último os dejo una serie de pautas que se deben evitar:

Espero haberte ayudado un poco a esclarecer algunas dudas sobre la diabetes. Si tienes cualquier duda déjame tu comentario en este post.

Aroa Carrasco

Farmacéutica